Referencia histórica y concepto

A principios de los años 70 coinciden dos acontecimientos, por un lado el nacimiento de los movimientos antinucleares y por otro la publicación, por el Club de Roma del informe sobre los limites del crecimiento, lo que era ya un síntoma de la crisis de la fe ciega en el desarrollo ilimitado.

En 1987, a partir del denominado informe Brutland nace el concepto de Desarrollo sostenible, definido como “satisfacer las necesidades del presente, sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer sus propias necesidades”.

La crisis ecológica ya se evidencia como un problema de primera magnitud, de tal forma que desde la ONU se realiza la Cumbre de la Tierra, también llamada Conferencia de Río, lo que supuso, desde el punto de vista institucional, una inflexión en lo que a sensibilización en la problemática ambiental se refiere.

Todo esto ha supuesto un aumento considerable de políticas concretas en temas ambientales, pero paradójicamente la situación en el ámbito global no deja de empeorar, fenómeno que quedó constatado en la cumbre de Johannesburgo, diez años después.

A simple vista el término parece sencillo e inequívoco, tal y como lo define el informe Brutland, pero con una mirada mas detallada, surgen las dudas, ¿Qué necesidades?, ¿Las del norte o las del sur?, ¿Las de los ricos o las de los pobres?, ¿Las de ahora o las de pasado mañana?.

La sostenibilidad integral debe encontrar un equilibrio entre las dimensiones sociales, ambientales y económicas, de hecho no debería existir esa diferenciación entre las tres. En este equilibrio deben eliminarse todas las relaciones de explotación entre ellas.

Existen, en literatura sobre desarrollo sostenible, tres o incluso cuatro interpretaciones o discursos:

Las dos últimas interpretaciones son las que defienden los movimientos sociales, verdaderos impulsores del desarrollo sostenible:

 

Fundación Biodiversidad IEPALA Unión Europea

Acciones gratuitas dirigidas a trabajadores activos de PYMEs y profesionales autónomos relacionados con el sector medioambiental que desarrollen su actividad en Madrid y Extremadura. "Acciones cofinanciadas por el Fondo Social Europeo en un 70% (para Objetivo 1) y un 45% (para Objetivo 3) y por la Fundación Biodiversidad, en el marco de los Programas Operativos de "Iniciativa Empresarial y Formación Continua” 2000-2006" El Fondo Social Europeo contribuye al desarrollo del empleo, impulsando la empleabilidad, el espíritu de empresa, la adaptabilidad, la igualdad de oportunidades y la inversión en recursos humanos.

Política de uso